Alemania y Francia importan algo menos de vino.
Polonia, mucho más

Alemania redujo apenas un 0,5% sus importaciones de vino durante los nueve primeros meses de 2017, a precios estables. Se mantiene como principal comprador mundial de vino aunque sigue lejos de la inversión realizada por EE.UU. y Reino Unido, al estar muy enfocado al vino a granel, producto con escaso valor. Italia, España y Francia lideran el mercado alemán de forma destacada, siendo el vino español el único que aumentó su valor. Por otra parte, Francia importó un 3% menos de vino en estos nueve meses pero gastó un 5,4% más, al subir el precio medio. Aumenta el gasto en todas las categorías de vino pese a que solo el espumoso creció en volumen, al subir todos de precio en torno al 10%. El granel supuso el 80% del volumen total de vino importado en Francia, con claro liderato de España, que cayó en volumen pero facturó más al subir bastante de precio. Parte de lo que pierde España lo gana Italia, en este caso a precios más bajos.

Desde bases más pequeñas, Polonia aumentó sus importaciones de vino un 9,9% en volumen y un 12,5% en valor hasta septiembre, gracias al excelente desarrollo de vinos espumosos y envasados. Alemania lideró el aumento global y gana cuota como primer proveedor, si bien España registró el mayor aumento en valor entre los 10 primeros vendedores y supera a Francia como tercer país que más factura en el mercado polaco. En los tres mercados analizados, destaca el excelente desarrollo de las importaciones de vinos espumosos.

 

DESCARGA EL INFORME COMPLETO